martes, 29 de octubre de 2019

Prestamistas: ¿Qué son y qué tipos existen?

Cada día se vuelve más común el recurrir a préstamos personales en casos de emergencia, esta normalización de los préstamos ha generado que se creen nuevas formas de acceder a los mismos como los créditos rápidos, los cuales no requieren pasar por los engorrosos procesos administrativos y burocráticos de solicitar créditos en entidades bancarias.

Sin embargo, con esta apertura de posibilidades para acceder a créditos a través de internet, también se incrementan las estafas y los riesgos para cada persona. Es por ello que es importante seleccionar cuidadosamente no sólo el préstamo que mejor se ajuste a tus necesidades, sino también al prestamista.

Los prestamistas son esencialmente personas que prestan dinero a otros con la condición de que el mismo sea devuelto en un plazo acordado, por lo general, los préstamos exigen el pago de intereses, pero todo depende del tipo de prestamista con el que se trate. Un prestamista puede ser desde una entidad bancaria, una empresa privada hasta un amigo o familiar.

  1. Prestamistas bancarios
Este tipo de prestamistas, como su nombre lo indica, son aquellos referidos a las entidades bancarias que existen, como por ejemplo los bancos y las cajas de ahorro. Son instituciones que se encuentran regulados y bajo supervisión del Banco de España. Es una de las opciones más utilizadas a la hora de pedir préstamos debido a las bajas tasas de interés que presentan en los diversos tipos de préstamos. Sin embargo, los individuos son sometidos a un proceso de evaluación riguroso y muy estricto en el cual por lo general se excluyen a aquellos solicitantes que presentan un perfil de riesgo muy alto.
  1. Prestamistas de capital privado
Este tipo se refiere a aquellas entidades financieras no bancarias, estas empresas no se encuentran reguladas por el Banco de España por lo que los préstamos que suelen ofrecer poseen una alta tasa de interés debido a que en caso de impago, es la empresa la que asume este riesgo. Sin embargo, a la hora de solicitar préstamos estas entidades suelen ser más flexibles en sus políticas, así como también algunas solicitarán un aval que garantice el pago del préstamo.
  1. Prestamistas privados individuales
Por último, los prestamistas privados individuales a pesar de ser parte del grupo de préstamos no bancarios, este tipo se refiere a los préstamos entre particulares, los cuales son gestionados a través de plataformas online que facilitan el proceso.
Si bien los intereses ofrecidos por estos en muchos caso son inferiores a los de los bancos  y en algunos casos se realizan pequeños estudios de los solicitantes, este tipo de prestamistas puede llegar a ser uno de los más peligrosos si no se conoce bien su funcionamiento. Es aquí pues donde se encuentran la mayoría de los estafadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario